Referendo revocatorio abre las puertas a seis posibles desenlaces

La solicitud del referendo revocatorio para el Presidente de la República hecha por la Mesa de la Unidad Democrática, puede derivar en la salida de Nicolás Maduro y la celebración de elecciones presidenciales… pero también puede desembocar en la ascensión de un vicepresidente sorpresa, designado por el recién revocado para culminar su mandato. Mas la pugna no ocurre solo dentro de la arena política: ¿qué pasa si en las calles, la crispación social manda al traste los cálculos de la MUD y del PSUV o si en los cuarteles deciden poner fin al juego democrático? | Por Gitanjali Wolfermann

Olvídese de Juego de Tronos: para cálculos maquiavélicos y desenlaces inesperados está la política venezolana. La MUD emprendió el camino del referendo revocatorio para lograr no solo la salida de Nicolás Maduro, sino un cambio de Gobierno, sin embargo, ese desenlace es apenas uno entre varios escenarios probables.

Tanto la MUD como las facciones que giran en torno al Poder Ejecutivo saben que el tiempo es un elemento clave para el revocatorio: el 10 de enero de 2017 es el punto de inflexión en el cual se bifurcan los escenarios de índole electoral. Antes de esa fecha, la oposición tiene la posibilidad de convocar a elecciones y asumir la conducción política del país; luego de ese día el protagonismo lo cobra el vicepresidente, que no tendría que ser necesariamente el actual, sino otro designado por el mandatario recién revocado para culminar su período.

En las calles, el tiempo también es un factor a considerar. La escalada en la crispación social ante la escasez de alimentos y medicinas, evidenciada en el aumento de los saqueos e intentos de saqueo ocurridos hasta abril de 2016, hace imposible descartar un escenario de conflictividad social de tal magnitud, que mande al traste los cálculos políticos de opositores y oficialistas.

Escenario 1:

¿Qué pasa si la MUD logra realizar el revocatorio antes del 10 de enero de 2017? Por más improbable que luzca, la MUD sí tiene chance de lograr que el revocatorio se realice en los plazos previstos y conseguir un cambio de Gobierno y no únicamente un cambio de presidente, asegura Oswaldo Ramírez, consultor político y Director de ORC Consultores. De acuerdo con Ramírez, las fechas más probables para la realización del referendo revocatorio son el 18 de diciembre de 2016 y el 08 de enero de 2017, asumiendo que el CNE agotará todos los días que dispone el reglamento actual para cada fase del proceso.

No obstante, las dudas no giran únicamente en torno a las demoras del CNE, sino a un factor de índole económico. El CNE se enfrenta en 2016 a la realización de cinco procesos electorales: las primarias de la MUD para las elecciones regionales de gobernadores; la legitimación ordenada por el Tribunal Supremo de Justicia de todos los partidos políticos, con excepción de la MUD y el PSUV; la elección de gobernadores; la eventual consulta en torno a la enmienda Constitucional; y finalmente, el referendo revocatorio.

“El único proceso que se encuentra en el Plan Operativo Anual del CNE es la primaria de la MUD, de resto, el ente no cuenta con recursos. La asignación de los mismos debe pasar por la Asamblea Nacional y por una certificación de ingresos en el Tesoro Nacional; puede darse el caso de que no haya recursos disponibles para todos los procesos”, argumenta Ramírez.

Revocado Maduro, ¿qué sigue?

Transcurridos 30 días, se convocaría a elecciones presidenciales. ¿Quién ganaría la contienda entre los candidatos de la MUD? “No lo sé, pero muchos interpretan que quien asuma el poder va a quemarse en el cargo. Bien sea que gane Capriles, López, Machado o Falcón, tendrá que demostrar el temple necesario para mantener la gobernabilidad bajo un clima de mucha conflictividad. La gente no va a entender que el país no se puede enmendar en uno o dos años. En la mente del ciudadano común lo que opera es el deseo de soluciones inmediatas porque las necesidades son acuciantes”, sostiene el consultor político.

La idea de que alguno de los eventuales aspirantes a la Presidencia post revocatorio deje pasar la oportunidad por temor al costo político, es un escenario “que solo existe en los análisis de laboratorio, pero no en los análisis de la vida política real, que es dinámica y compleja. En política, cuando se presenta la oportunidad se decide en el momento si se toma o se pierde; y en este caso, la lógica lleva a reconocer que esta no es una oportunidad que se vaya a presentar más adelante”, argumenta Ramón Guillermo Aveledo, doctor en Ciencias Políticas.

Quien ejerció durante cinco años la Secretaría Ejecutiva de la Mesa de la Unidad Democrática, estima que una dirección política que dejara pasar la oportunidad de conducir el país tendría mucho que perder. “No veo factible que alguien tenga una idea como esa, esperar a que el barco se hunda; ningún político te dirá: «Ya va, déjame esperar»”.

Escenario 2:

¿Qué pasa si se realiza el revocatorio y la oposición lo pierde? Aunque es el escenario menos probable, en Venezuela es mejor no descartar ningún desenlace. “El apoyo político actual es 70%-30% a favor del cambio político; sin embargo, pese al deterioro de todos los indicadores sociales y económicos, si el Gobierno logra vender la percepción de que está controlando la inseguridad -por ejemplo, con la muerte de El Picure y de El Topo-, y logra resolver mínimamente el abastecimiento de alimentos, podría reducir esa brecha”, argumenta el politólogo Nicmer Evans, dirigente del partido Marea Socialista.

“Hay dos escenarios que podrían darse el mismo día del revocatorio: que no votase más del 25% del padrón electoral, o que la MUD no lograse obtener los 7.587.580 votos que requiere para superar la votación con la que fue elegido Maduro. Si el Gobierno aplica una estrategia de intimidación y sabotaje el día del referendo, la posibilidad de que Maduro no pierda el revocatorio no estaría descartada”, apunta Ramírez, al tiempo que agrega que ante este escenario, la crisis no encontraría ninguna resolución por lo que la MUD podría activar otros mecanismos constitucionales como la Asamblea Nacional Constituyente.

Para Aveledo la situación está clara: “Si hay referendo, Maduro lo va a perder. El Gobierno ha promovido la tesis de que la oposición no podrá obtener los votos necesarios. La estrategia es colocar obstáculos que dificulten cada paso del proceso. Qué cabe pensar, que el Gobierno se pondrá más peligroso mientras más acorralado se vea, por ejemplo, con más violaciones a la Constitución, como la de restringir la función de censura de la Asamblea Nacional. La estrategia busca desalentar e intimidar a la gente para que crea que salir de este Gobierno es imposible; lo que sucede es que el descontento es mayor y la gente ha ido perdiendo el miedo”.

Lea el reportaje completo en Runrun.es

Related Posts

Add a Comment