“Hay formas no tradicionales de crecer”

Alberto Afiuni es el Country Managing Partner más joven en asumir la dirección de Ernst & Young Venezuela. Su misión es formar a los líderes de la generación 20/20

Gitanjali Wolfermann @GitiW

Estadísticas globales permitirían argumentar que con apenas 41 años, el nombramiento de Afiuni para el rol de CMP es prematuro, tomando en consideración que la edad promedio de los CEO en el 2013 fue 53 años, de acuerdo a la firma Spencer Stuart. Sin embargo, una evaluación retrospectiva de su trayectoria valida la conclusión a la que llegó una investigación de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard (HBS): el éxito de un líder está determinado por su potencial, no por la experiencia –esa que dicen- viene con los años.  

Aunque determinar el potencial de un líder –es decir, su capacidad para aprender las habilidades que el entorno requiera de él en un momento determinado- es más difícil que medir sus conocimientos y habilidades, la investigación señala que hay cuatro indicadores clave que lo evidencian. 

El primero es la motivación por alcanzar las metas de la organización. “Esta es una oportunidad única y luego de una veintena de épocas fuertes –nombre con el que se conoce el período de mayor demanda para los empleados-, sigo tan entusiasmado como el primer día”.

Esa energía, reconoce Afiuni, deriva en gran medida del mentoring que recibe del equipo de socios que lo ha acompañado a lo largo de 16 años. “Estoy rodeado de personas muy exitosas y hemos armado un buen equipo: cuando uno cae los demás lo levantan”. Admite, no obstante, que también es importante saber encontrar esa motivación dentro de sí mismo: “No siempre tendrás gente a tu lado dándote ánimo”.

Otro factor que motiva a Afiuni es la claridad de sus objetivos. “Desde que empecé mi carrera hace veinte años me he trazado metas a corto, mediano y largo plazo, y trabajé para desarrollar las competencias que debía tener para alcanzarlas. Siempre he sabido a dónde quiero llegar y he tenido la paciencia y perseverancia para formarme con mucha antelación para asumir cada reto”. 

Al evaluar su trayectoria profesional, comenta que siempre ha estado dispuesto a asumir responsabilidades de forma anticipada. “Al principio de mi carrera el entorno del país también era complejo, pero no dudé en aceptar las oportunidades que me ofrecieron. Esto me llevó a entrenar más duro y a formarme mejor para exceder las expectativas del cargo”. 

Esa formación lo llevó a las oficinas de Ernst & Young Nueva York donde trabajó por dos años junto a ejecutivos de todo el mundo, asesorando a empresas de talla global. “Al final de esa experiencia me dijeron que debido a mi éxito allá, también lo tendría en mi país. Ahora sé que es al revés: las tormentas que he hemos navegado en los últimos años, han hecho que los ejecutivos desarrollen más rápido su potencial. Para aquellos que están preparados, la gran oportunidad está en Venezuela”. 

Entender el entorno

El segundo indicador del potencial de un líder es su capacidad para discernir entre riesgos y oportunidades, lo que es altamente complejo en un contexto cuya característica principal, a juicio de Afiuni, es la incertidumbre. “El mayor obstáculo de los líderes en Venezuela, tanto del sector público como privado, es la dificultad para planificar”. 

Alude al entorno económico que enmarca la actividad productiva. “La entrada en vigencia de la Ley Orgánica de Precios Justos; la diversidad de las tasas de cambio y los tiempos de espera para la liquidación de divisas; aunado a los efectos en la productividad de la Ley Orgánica del Trabajo; y el descontrol de la inflación, componen los aspectos que más preocupan a los inversionistas”. 

Afirma que aunque la situación es muy compleja, “el aporte de la empresa privada es vital para salir de la crisis. El Gobierno es el principal interesado en que se reactive la producción nacional, y para ello es indispensable que tome decisiones inmediatas que corrijan las distorsiones actuales”. 

“Como asesores, conocemos los obstáculos que enfrentan las organizaciones, pero también sabemos dónde están las oportunidades. Para crecer hay que hacer esfuerzos por optimizar el negocio: con una inflación sobre 60 % es indispensable ser más eficientes en cada eslabón de la cadena”. 

Crecer, asegura Afiuni, es factible aún en las circunstancias actuales si se cuenta con la estrategia adecuada y el apoyo necesario. “Creemos que hay formas no tradicionales de crecer, por ejemplo, mediante el emprendimiento, del cual nuestra firma será un patrocinador muy fuerte en el país”. 

Liderazgo 20/20

A nivel global, la incertidumbre de muchas empresas, independientemente de su tamaño, es la captación y retención de los mejores talentos. El estudio de la firma Spencer Stuart, que determinó que la edad de los CEO al momento de asumir el cargo estaba bajando progresivamente, también evidenció que la edad de retiro se estaba elevando significativamente, llegando en 2013 a una media de 63 años. 

En las conclusiones de la investigación conducida por la HBS, también se identificó como un problema que se agudizará en los próximos cinco o 10 años, el hecho de que 88 % de los altos ejecutivos encuestados, afirmara que sus compañías no tenían plataformas para el desarrollo de nuevos líderes. 

De cara al 2020, esta investigación ofreció otro dato concreto: en Estados Unidos, Canadá, Europa, Rusia, China y Corea del Sur, habrá para entonces más población en edad de retiro que en la fuerza laboral.  

“En ese aspecto, nosotros vemos una gran oportunidad para crear plataformas innovadoras, basadas en planes de retención que promuevan el crecimiento profesional y permitan desarrollar una fuerza laboral sólida, motivada, entrenada y apasionada”. 

Afiuni se apoya en la visión de la organización, concentrada en el lema Un mejor mundo para trabajar, para basar las decisiones estratégicas que tendrá que tomar. “Hay que prever cómo será el mundo en el 2020 y prepararnos desde ya para tener las competencias que necesitaremos. Las empresas tienen que entender que atraer y retener los mejores talentos es una forma de proteger la sostenibilidad del negocio, pues redunda en la calidad del servicio que le ofrecemos a nuestros clientes”.  

Legado

Expertos en el área de reclutamiento para cargos de alta responsabilidad gerencial, sostienen que si bien a un CEO se le escoge por su trayectoria, verbigracia, el desempeño demostrado a lo largo de veinte épocas fuertes, la verdadera base de la selección apunta hacia el futuro: lo que puede aportar de ahora en adelante. Es en esta etapa donde salen a relucir los dos indicadores restantes de un líder potencial: comunicación efectiva y determinación.

“Durante mi carrera he comprobado que el equipo refleja la actitud del líder. Cada persona en una posición de liderazgo es un modelo a seguir”. Afiuni argumenta que el tipo de liderazgo necesario para lograr los objetivos en el entorno actual es el coaching, donde el líder promueva la comunicación abierta, honesta y permanente, que le permita orientar al equipo en medio de un entorno incierto. 

Vistas las condiciones del país, la determinación para hacer frente a adversidades, más que un atributo necesario, luce como una condición indispensable para alcanzar el éxito. Afiuni se describe como una persona perseverante, de aquellas que, en sus palabras, “no tienen miedo a tomar el tren”, aunque a juzgar por la tabla que decora su oficina, pareciera que a lo que no teme es a tomar las olas. Venezuela le ofrece la tormenta perfecta, y por lo visto, está listo para surfearla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s