Georg Eickhoff: “Los chavistas no van a terminar nunca la guerra contra los venezolanos”

  • El analista político Georg Eickhoff publicó recientemente en su cuenta de Twitter un hilo que no dejó indiferentes a quienes lo leyeron. A través de una serie de reflexiones con las lecciones aprendidas de su experiencia en Ucrania, le advierte a los venezolanos que despierten pues su país está inmerso en una guerra de un tipo que nadie sabe definir muy bien, llamada guerra híbrida. Runrunes lo entrevistó para ahondar en sus declaraciones

Gitanjali Wolfermann @GitiW 

“¿No sabías que Venezuela está en guerra?, pues despierta”, advirtió el analista político Georg Eickhoff en un hilo que publicó en su cuenta de Twitter. “¿Cuál es la guerra en Venezuela? La guerra del gobierno contra su población”, afirmó Eickhoff sin ambages. 

“Excelente análisis”, “un hilo esclarecedor”, “por fin alguien habla sin eufemismos” y una catarata de “recomiendo este hilo” siguieron a la publicación hecha el 21 de marzo, la cual le valió a Eickhoff no solo loas sino un considerable número de nuevos seguidores. Hubo quienes calificaron sus afirmaciones de temerarias y belicistas, pero más allá del debate sobre si en Venezuela se vive o no una guerra híbrida como lo afirmó Eickhoff, lo irrebatible es que lo dicho por el doctor en Historia Moderna y Filología Española tocó una fibra sensible.   

Eickhoff no es ajeno a la realidad del país y tanto le apasiona el drama de la nación suramericana, que lo confiesa sin pudor en su perfil de Twitter. Actualmente es relator y analista político para Ucrania de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, pero entre 2008-2013 vivió en Venezuela como parte de la delegación de la Fundación Konrad-Adenauer. De su experiencia viviendo y trabajando en ambos países extrajo las reflexiones que compartió en su hilo. 

“Cuando acepté trabajar en Ucrania — en su zona de guerra — francamente no sabía lo que iba a poder aprender allí. Iba, hace dos años, con muchas inseguridades pero también con la certeza de que algo iba a aprender lo cual podría servir para entender mejor el enigma venezolano que tanto me apasiona y desvela”, dijo Eickhoff en la introducción de su hilo. Runrunes entrevistó al analista político para ahondar en sus declaraciones. 

Usted comienza el hilo trazando un paralelismo entre lo que vio y aprendió de su trabajo en Ucrania y la situación de Venezuela¿Qué es lo que vio en Ucrania que le resonó tanto con la situación venezolana?  

– Para hacer mi trabajo a veces me tengo que poner casco y chaleco antibalas cuando el recorrido pasa cerca del frente de la guerra en el este de Ucrania. Gracias a Dios, durante la mayor parte del tiempo lo que vemos no nos dice que estamos en guerra. No están disparando todo el tiempo, pero nadie duda de que la guerra sigue. Luego, mi trabajo más específico es precisamente el análisis político de todos los aspectos invisibles pero reales de esta guerra. Quizás es de allí que he desarrollado un radar un poco más afinado para ciertas complejidades de las guerras. Una parte de la guerra en Venezuela es visible, gran parte es invisible.

¿Cuáles son los aspectos de esa guerra que no ven los venezolanos, o incluso la comunidad internacional?

– Un ejemplo: muchos se hacen los locos con las operaciones especiales. En mi país, Alemania, cuando hubo las primeras elecciones democráticas en la parte oriental después de la caída del Muro de Berlín, descubrimos sobre la marcha que los dos candidatos principales eran infiltrados de la seguridad del estado. Si se gastan millones en la defensa de Saab ¿cómo no se van a gastar dinero en infiltrar a la oposición y países amigos de la paz en Venezuela?

Usted afirmó en su hilo que la guerra en Venezuela es “la guerra del gobierno contra su población”. En la escasa literatura sobre las guerras híbridas se advierte que las mismas “están diseñadas para aprovechar las vulnerabilidades nacionales en todo el espectro político, militar, económico, social, informativo y de infraestructura”¿En qué medida considera que el país que tenemos hoy, sin ninguna institución democrática en pie y con una infraestructura de servicios públicos colapsada, es el resultado de esa guerra híbrida?

– Hugo Chávez irrumpió en el escenario político venezolano disparando y matando. La operación militar lleva ya casi treinta años. Las elecciones fueron solamente episodios. En el momento en que las elecciones dejaron de darles los resultados deseados las suprimieron como los revocatorios, o las falsificaron como todo el resto. Hay toda una librería de documentos oficiales chavistas que trazan los planes de la gran transformación. Y en ningún momento han dejado una duda de que son los militares quienes ejecutan estos planes con criterio militar. Su mantra es la llamada “unión cívico-militar”. Es el mantra de la guerra híbrida.

Si esto es así¿cómo quedan todos los que esperan que se produzca un quiebre en el estamento militar?

– Ese quiebre va a venir en algún momento. No sabemos cuándo y no sabemos si van a prevalecer los menos peores.

Los textos que describen cómo se desarrollan este tipo de guerras modernas, dicen que “la guerra híbrida, llevada a cabo por actores estatales o no estatales, generalmente se adapta para permanecer por debajo de los umbrales obvios de detección y respuesta”. ¿Cree que esta capacidad para volar bajo el radar fue la razón por la que las acciones del régimen venezolano en contra de la población no fueron denunciadas por la comunidad internacional desde un principio?

– En su vuelo debajo del radar tienen a muchos partidarios internacionales que admiran sus habilidades de pilotar cualquier aparato en esta guerra híbrida. Compraron la complicidad con el petróleo y además saben muy bien aprovechar los mitos, narcisismos y romanticismos de la izquierda que tiene ganas de vacacionar bajo las palmeras de alguna revolución tropical.

El informe de la Misión Independiente de la ONU deja claro que los crímenes y violaciones de derechos humanos se conocen, ya no hay duda acerca de las características del régimen de Maduro. ¿Cómo evalúa, por ejemplo, la búsqueda de justicia a través de instancias como la Corte Penal Internacional?

– La Corte Penal Internacional es un gran logro de la comunidad internacional pero por definición siempre actúa cuando es demasiado tarde. No es su falta. Es la naturaleza del derecho. Pensar en la guerra es pensar en la prevención de crímenes.

Los análisis de este tipo de guerra destacan que “es posible que una campaña de guerra híbrida no se vea hasta que ya esté en marcha, con efectos dañinos que ya han comenzado a manifestarse y degradan la capacidad de un objetivo para defenderse”. En su hilo usted llamó a los venezolanos a “despertarse”¿Considera que los venezolanos se están dando cuenta muy tarde de que el problema que enfrentan va más allá del tema electoral? 

– Es una tarea fundamental en las guerras híbridas asegurar que las víctimas se sientan culpables de su miseria. Te voy a dar un ejemplo histórico muy duro y triste. Los nazis colocaron como jefe del gueto judío de Lodz, en Polonia, al director judío de un orfanato que ya tenía fama en la comunidad judía de abusar de los niños del orfanato. Al parecer seguía con eso desde su poder otorgado por los nazis en el gueto. Un investigador preguntó a una de sus víctimas, después de décadas, por qué nadie se había quejado. Ella dijo: “Había tanto antisemitismo”. 

¿Eso de “sentirse culpables de su miseria” podría leerse como: culpables de haber votado por Chávez en 1999, y luego culpables de creer en las estrategias opositoras? 

– Esto y mil otras cosas. Votar por Rosales, votar por fulano y mengano, ponerse tal y tal gorra, todas las cosas que tantos hicieron de buena fe. Yo los entiendo.

“Venezuela está en guerra y la mejor prueba es su número de refugiados. Si tanta gente se va, sabes que hay una guerra. No se sabe qué es, pero tanto refugiado significa que es guerra”, dice usted en su hilo. En este punto vuelve a hacer la comparación con Ucrania, cuya diáspora también es enorme. ¿Creería que esta hemorragia de capital humano es un efecto no previsto de la guerra híbrida, o por el contrario sea el resultado de un proyecto deliberado? 

– “Guerra híbrida” es un concepto muy bien adaptado a la mentalidad de los venezolanos: es la guerra del “como vaya viniendo vamos viendo”. No todo lo que pasa está cien por cien planificado, pero todo lo que pasa es evaluado y aprovechado con criterio de guerra.

¿Y los ciudadanos no juegan?, ¿la oposición no juega ¿Es esta una guerra con un solo bando?

– Claro que los ciudadanos juegan. Por ejemplo, los seis millones que se fueron jugaron su jugada. Los que se quedan también se la juegan. Hay que entender a cada uno en su juego y ver cómo se pueden alinear fuerzas para dejar de jugar el juego del enemigo. Sí, esto marea a cualquiera. Liderazgo es ver más allá de este mareo al cual nos quieren someter.

“¿Quieres negociar? Pues, dale, pero empieza por entender que lo de Venezuela no es política, es guerra. Quien quiere mediar en Venezuela tiene que saber que va a la guerra”, afirmó en su hilo¿Qué pueden hacer los venezolanos para ganar esta guerra? 

– El primer paso para cambiar la realidad es reconocerla, afrontarla. Vuelvo a lo de Ucrania. El gran maestro de la estrategia, Lawrence Freedman en su libro “Ucrania y el arte de la estrategia”, concluye que hay guerras que no se pueden ni resolver ni terminar, ni mucho menos ganar. Hay que “manejarlas”. Usa el verbo en inglés “to manage”. Los chavistas no van a terminar nunca la guerra contra los venezolanos. Esta guerra se instaló en Venezuela para quedarse por generaciones. Es más, ahora se está mezclando cada vez más con la guerra de Colombia que también ya tiene décadas y faltan otras más.

La gran mayoría de los comentarios que recibió su hilo alaban su claridad. Es llamativo que para tanta gente haya sido casi reivindicativa la afirmación de que el gobierno está en guerra contra la población. Sin embargo hay otro grupo, uno que dice que la política no se agota mientras existan ciudadanos dispuestos a hacerle frente a la tiranía. ¿En su opinión, es ingenua esa posición?  

– Lo que quiero decir es que la política nunca se acaba y que esta guerra nunca se acaba. Lo que está claro, para decirlo en criollo, es que al chavismo hay que caerle con todo. Quizás fue solamente eso que dije y lo que la gente entendió.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s