¿Hay riesgo de hipertensión antes de los 50?

El estrés crónico producto de exigencias laborales y personales cada vez más altas, es un detonante de la creciente incidencia de hipertensión antes de cumplir los 40

Gitanjali Wolfermann @GitiW

A los 35 años, el último diagnóstico que espera recibir el paciente es hipertensión, sin embargo, la incidencia de niveles de tensión por encima de 140/90 durante la tercera década de la vida es cada vez más frecuente. Especialistas coinciden en señalar que el estrés crónico es uno de los principales desencadenantes.

“Los pacientes jóvenes llegan a la consulta manifestando agotamiento, desmotivación, depresión, y angustia. Hablan de que sus numerosas responsabilidades en el trabajo los llevan a fumar más; de su constante preocupación por conciliar la vida profesional con la familiar; de su falta de tiempo para descansar, comer bien y hacer ejercicio regularmente. Todos esos son factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar hipertensión”, explica la doctora Soraya Vicent, médico familiar. 

El cardiólogo José Gómez Mancebo señala que cuando se encuentra un paciente por debajo de 40 años con diagnóstico de hipertensión, generalmente el estrés crónico se suma a las múltiples causas primarias de la enfermedad, entre las que están el tabaquismo, el sedentarismo y la obesidad, responsables de 95 % de los factores de riesgo modificables.

“Desde el punto de vista fisiológico, el estrés altera el sistema simpático, responsable de las respuestas automáticas del organismo. Frente a una situación desafiante puntual –un examen, una presentación- el tipo de estrés que se experimenta se conoce como agudo, y se manifiesta a través de taquicardia, sudoración, diarrea, elevación momentánea de la presión arterial. Superada la situación, los niveles vuelven a equilibrarse”, describe el cardiólogo.

Gómez Mancebo explica que con el estrés crónico no sucede igual, ya que el organismo no está preparado para una descarga permanente de sustancias, como la adrenalina, la noradrenalina y el cortisol, las cuales lenta, pero progresivamente, alteran el funcionamiento normal del cuerpo. 

“Cuando una persona enfrenta permanentemente situaciones angustiantes, bien sea por exigencias profesionales, personales o sociales, se produce un desequilibrio en su cuerpo aunque la persona no esté consciente de ello. Esto ocurre porque el organismo no reacciona ante esa gradual elevación química hasta que es muy tarde, es decir, cuando el diagnóstico de hipertensión está hecho”, explica Gómez Mancebo. 

Irreversible, pero controlable

Se estima que entre 30 % y 40 % de la población venezolana sufre de hipertensión, que es una alteración crónica -vale decir, de por vida- de su presión arterial, que la eleva a niveles que con el tiempo causan daños irreversibles en el organismo.  

“Como la enfermedad no da síntomas, más de la mitad de quienes la sufren no lo saben, y de aquellos que ya tienen el diagnóstico, más de la mitad no se controla adecuadamente para llevar la tensión a niveles normales, esto es, por debajo de 130/80”, asegura el cardiólogo. 

Justamente por ser asintomática, la única manera de diagnosticar hipertensión es tomándose la tensión. Gómez Mancebo señala que el protocolo establece que entre los 30 y 40 años, al paciente debe tomársele la tensión cada 5 años; luego de los 40 se debe medir cada 2 años si los niveles son normales o anualmente si están elevados. A partir de los 50 debe controlarse 1 vez al año.

El cardiólogo es enfático al destacar la importancia de que las personas entiendan qué significa que la hipertensión sea crónica. “Implica que los daños causados en el tejido no se pueden revertir. Una vez recibido el diagnóstico, todo lo que puede hacer el paciente es controlar la enfermedad”. 

Pero es que es tan sabroso

La Organización Panamericana de la Salud estima que 32 % de los hombres y 27 % de las mujeres en Venezuela fuman cigarrillos. Sus estadísticas también indican que los venezolanos adultos tienen en promedio, un índice de masa corporal de 28 –considerado pre obesidad-, cuando lo normal es entre 18 y 24. 

Estos son algunos de los indicadores que llevan a las enfermedades cardíacas, a los accidentes cerebrovasculares y a la diabetes, a las primeras causas de muerte natural en Venezuela, argumenta el cardiólogo.

Los pacientes siempre tienen alguna excusa, sostiene Vicent. “Fumar me relaja; comer frituras y dulces es muy sabroso; no tengo tiempo para hacer ejercicio todos los días. El reto del médico y del paciente es luchar contra la gratificación inmediata que se obtiene de los principales factores de riesgo. No es fácil decirle que no a algo que causa placer, pero las consecuencias se están manifestando cada vez a más corta edad”.

“Mis pacientes suelen creer que el riesgo de infarto es algo azaroso, que quizás les toque, tal vez no. Ahí les saco una tabla que demuestra que un hipertenso que no controla los factores de riesgo y no sigue el tratamiento indicado, tiene una probabilidad de 20 % de sufrir un infarto. En términos médicos, 20 % es alto riesgo. De modo que no es cuestión de si pasa, sino de cuándo pasará”, sentencia Gómez Mancebo.

“Es lamentable que aunque la expectativa de vida de los venezolanos se haya alargado –en promedio vivimos hasta los 74 años, según la OPS-, no vivimos necesariamente mejor pese a que está en nuestras manos hacerlo. Recibir un diagnóstico de hipertensión en la tercera o cuarta década del paciente implica una pérdida de calidad de vida a mediano y largo plazo”, concluye el cardiólogo. 

En Canción de otoño en primavera, el poeta se lamenta: “Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver!”. Sospecho que es preferible tomarse la tensión a tiempo, a tener que recitar ese verso de Rubén Darío a los 35 años.   

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s