Las páginas en blanco de Prakriti Maduro

Tras más de 15 años de una carrera que incluye teatro, cine y televisión, la actriz venezolana asume ahora el reto de la creación teatral con absoluta naturalidad y pasión

Gitanjali Wolfermann @GitiW

“Soy fanática de los rompecabezas, me encanta descifrar dónde va cada pieza. Ese proceso mental me fascina. Así es el proceso de creación: es como armar un rompecabezas sin haber visto la foto de lo que vas a armar. Estás frente a una página en blanco y sabes que hay una pieza perfecta para el conflicto de la historia y tienes que encontrarla. Sabes, partir de lo que no existe, hace que todo sea posible”. 

En una de esas páginas en blanco Prakriti Maduro escribió Guerrera inmortal, pieza que se estrenó en la reciente edición de Microteatro. “Es una comedia sobre una actriz de películas de acción, una heroína en la gran pantalla pero una mujer muy poco capacitada para la vida real, donde no hay asistentes ayudándola y no se atreve a salir de su casa sin maquillaje”, relata. 

En clave de humor, Maduro aborda el tema del ego desmedido, propio de muchas figuras públicas acostumbradas a la adoración. “Este oficio está vinculado al ego, al aplauso, al reconocimiento. Aunque mi personaje en la obra goza de una fama mucho mayor que la que yo tengo, sí sé lo que es sentirse bajo el ojo de un público acostumbrado a los personajes que interpreto. Ese apego al ego puede ser enfermizo y peligroso”, sentencia la actriz. 

Reconoce que para un actor es un aprendizaje importante saber manejar las críticas. “He tenido suerte, más bien ha sido una bendición, que los proyectos en los que he participado han recibido buenas críticas. Claro que también he recibido malas críticas pero he aprendido a equilibrarlas y darles su justa medida, a ponerlas en una balanza para que lo negativo no me espiche el alma”. 

Talento cultivado

Con una trayectoria que incluye 10 películas; más de 30 obras de teatro; 40 comerciales y varias telenovelas de fama internacional como Mi gorda bella y Voltea pa´ que te enamores, Maduro afirma con propiedad que la actuación no es solo cuestión de talento, sino que es el resultado de mucha disciplina, estudio y método. 

“Se puede tener talento, pero la actuación se estudia. Hay quienes subestiman el oficio porque creen que implica recrear la vida, pero la verdad es que un buen actor no deja de estudiar jamás y de ser crítico con su propio trabajo, entre otras cosas, porque sabe que el éxito de un trabajo no garantiza el éxito del siguiente”. 

Esa exploración constante parte de la consciencia de que aún le falta mucho por recorrer. “Por más de 10 años formé parte del Grupo Teatral Skena, soy miembro del grupo Akeke Circo-Teatro donde participó en el montaje Improvisto, además formó parte de La Fogata, donde trabajamos en grupo coescribiendo guiones. Esas son vías para aproximarme a la formación actoral y desarrollar mis herramientas”. 

Su proceso de formación también la llevó a España y Estados Unidos. En el primer caso fue la única actriz venezolana en recibir la Beca Fundación Carolina y Casa de América, que le permitió acceder a talleres de actuación, dramaturgia y dirección teatral. En Los Ángeles, California, asistió al prestigioso The Lee Strasberg Theatre & Film Institute, con una beca otorgada por el Centro Autónomo de Cinematografía. 

Los frutos de su esfuerzo no se han hecho esperar. Maduro recibió de manos de Cines Unidos el premio como la Mejor Actriz 2010; en Uruguay fue galardonada con el Premio Especial en el Festival Internacional de Punta del Este 2011, por su actuación en la película Habana Eva, proyecto de la cineasta Fina Torres que recibió más de 15 premios internacionales, y con el que Maduro alcanzó fama internacional. 

Tras los buenos proyectos

Entre el monólogo Frida Kahlo Viva la Vida, pieza del mexicano Humberto Robles, y la segunda temporada de Crimen y Castigo –adaptación del director Juan Souki de la novela homónima-,  la actriz lleva más de 2 años ininterrumpidos sin bajarse de las tablas. “Solo he descansado dos meses en este período, ha sido agotador pero me cuesta decir que no a los buenos proyectos”. 

Frente a la pregunta de qué es para ella un buen proyecto, reconoce que su experiencia la ha llevado a cambiar sus prioridades. “Yo veía un buen proyecto como un compendio de varias cosas, entre ellas, un buen texto teatral, un buen director y un buen productor. Lo sigo pensando, pero ahora invertí el orden de los factores: lo primero que hace falta es un buen director”. 

“Cada actor sabe –o cree saber- lo que tiene que hacer para preparar su papel y construir su personaje, pero como no se trata de entes aislados sino de un vínculo armónico con los demás elementos, hace falta la integración y ese es el logro de un buen director, quien toma las decisiones necesarias para coordinar cada elemento de la obra”, argumenta.  

De Souki, director que asumió el reto de adaptar la novela universalmente conocida del ruso Fiódor Dostoiesvski, Maduro confiesa que admira su visión contemporánea del teatro, especialmente el uso que hace de elementos multimedia y la elegancia de sus puestas en escena.

La actriz refiere que la adaptación de Crimen y Castigo fue el proyecto de grado de Souki, quien cursó estudios de dirección escénica en la Universidad de Columbia, Nueva York. 

Apunta, con evidente emoción, que la obra fue seleccionada por la organización Mid Atlantic Arts Foundation como uno de los montajes más destacados de América Latina, razón por la cual la pieza fue invitada por el programa Southern Exposure para participar en un tour por diferentes ciudades de los Estados Unidos, planificado para la primera mitad del 2016. 

Maduro también volverá a interpretar a Frida Kahlo este 2015, del 15 de mayo al 5 de julio, en los espacios del Trasnocho Cultural. “Interpretar a Frida ha sido una de las exigencias más grandes de mi carrera. El hecho de que sea un monólogo hace que todo el peso recaiga sobre mí. Ya durante la primera temporada sentí el peso –literalmente un peso físico- al ponerme en los zapatos de Kahlo. Su vida fue muy intensa”, describe. 

Entre aciertos y errores

Tras casi 20 años de carrera, Maduro se permite hacer un balance entre los aciertos y desatinos en su trayectoria. “Pelear por Habana Eva fue uno de mis grandes aciertos. En aquel entonces yo tenía un contrato para grabar una telenovela y no me dieron el permiso para salir y hacer la película. Tuve que insistir, pelear y finalmente lo logré”, rememora.

En contraposición, estima como un error rechazar una telenovela de Venevisión, porque al hacerlo, cree que envió el mensaje de que el cine era más importante para ella que hacer televisión. “Como esa historia no me atrajo rechacé el trabajo; yo venía de hacer Voltea pa´ que te enamores que fue un proyecto que disfruté mucho y pensé que no iba a disfrutar el nuevo proyecto de la misma manera. Desde entonces la relación se enfrió y he hecho cada vez menos televisión”. 

La verdad es que Prakriti Maduro –Pra, como la llaman sus amigos-, no entretiene su mirada en el pasado por mucho tiempo. Ella vive el presente con todos los sentidos. De hecho, mientras habla, sus ojos se mueven sutilmente de un lado a otro. No luce distraída, sino como quien va pescando en el aire cosas etéreas que sólo ella percibe, una de las piezas de su rompecabezas, supongo.

SIN PREVIO AVISO

La entrevista cerró con un guiño al programa Inside the Actors Studio, con el famoso cuestionario que le hace el presentador, James Lipton, a cada actor. 

-¿Cuál es tu palabra favorita?

Volar.

-¿Cuál es la palabra que menos te gusta?

Celulitis.

-¿Qué te aviva?

-La subida del telón.

-¿Qué te desmotiva?

-Cada noticia de violencia que recibimos en el país.

-¿Qué sonido amas?

-La voz de mi sobrino cada vez que me dice “tía Pra”.

-¿Qué sonido odias?

El sonido de un celular durante una sesión de teatro.

-¿Cuál profesión, además de la tuya, ejercerías?

Siempre quise ser pintora, como mi mamá.

-¿Cuál profesión jamás ejercerías?

-Derecho.

-Si Dios existe, ¿qué te gustaría que te dijera cuando llegaras a las puertas del cielo?

-Pasa, aquí están tu papá y tu abuela esperándote.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s