¿Por qué Maduro no renuncia?

He aquí cuatro hipótesis: de acuerdo con su racionalidad ideológica, Maduro está seguro de que lo está haciendo bien; porque teme el costo político que su renuncia representaría para el chavismo; porque aferrarse al poder, más que un acto de terquedad política, significa mantener el control de la renta petrolera; y por último, porque el entramado de corrupción, narcotráfico y lavado de dinero que ha comenzado a trascender a la luz pública -y que involucra a personas estrechamente vinculadas a su gobierno-, compromete de alguna manera la probidad de su gestión.

Panorama social 2016: huida de un chavismo quebrado

Ángel Oropeza, psicólogo social, asevera que la falta de liderazgo de Nicolás Maduro y la crisis económica marcarán el fin del populismo. Por su parte, el sociólogo Luis Pedro España suma otro pronóstico que contrasta con las promesas y manipulaciones preelectorales del gobierno: “El próximo año habrá un montón de huérfanos económicos: menos ayudas, menos subsidios”.

“Los militares somos parte de la guerra económica”

De buenas a primeras, nada hace presagiar la retahíla de críticas que prodiga el representante del estamento castrense en contra del gobierno y de la institución militar. “Soy chavista, soy pueblo, soy militar, soy crítico. Lo que no soy es sinvergüenza ni gafo”. El timeline del Coronel del Ejército José Martín Raga es revelador, por decir lo menos.